La Basílica di Santa Maria della Salute o simplemente Chiesa della Salute fue construida en 1630 en la Punta della Dogana. Fue consagrada el 21 de noviembre de 1687. El edificio se terminó en unos veinte años y se convirtió en un modelo ejemplar de la arquitectura barroca que fue imitado en toda Europa.  La iglesia se construyó para agradecer a la Virgen María el fin de una epidemia de peste. Fue una de las epidemias más graves que diezmaron la población veneciana.

La enorme iglesia de mármol blanco, diseñada por el arquitecto Baldassare Longhena, domina la entrada del Gran Canal, con sus altas cúpulas que imitan las de San Marcos. El arquitecto quiso agradecer a la Virgen y construyó la iglesia remitiendo el aspecto de la fachada exterior a la corona de la Virgen. La estructura de la iglesia es octogonal y sobre ella descansa una gran cúpula semicircular. Seis cúpulas más pequeñas embellecen la estructura. Parece que la estructura octogonal es un recuerdo más de la Virgen María como Ave María Stella o estrella guía de los marinos. Aquí la Loghena quiere reforzar aún más la relación entre Venecia, el Mar y la Virgen María. En su interior encontrará una amplia colección que incluye obras de Tintoretto y Tiziano. La Virgen también es honrada en el altar mayor con un icono bizantino y un grupo escultórico de mármol.

 El 21 de noviembre es la fiesta de la Salute, en la que los venecianos acuden a dar gracias y a rezar por su salud. En este día, la iglesia muestra los tesoros que se guardan el resto del año. En cada uno de los altares laterales hay frontales dorados, algunos decorados con cientos de piedras preciosas y joyas. También se expone la Madonna Nicopeia, el icono más importante de Venecia, que se dice que fue pintado por San Lucas. Una semana antes del festival, se construye un puente de pontones sobre el Gran Canal para acceder a la iglesia.  El 21 de noviembre, los ciudadanos cruzan el puente de pontones para asistir a la misa, encender velas y reunirse con los amigos. Esta procesión parte de San Marcos y llega a la Iglesia de la Salute, encabezada por el Arzobispo de Venecia.