loading

Acqua Alta, algunos consejos prácticos.

El fenómeno de la pleamar es una peculiaridad de algunas zonas del mar Adriático, pero Venecia es su icono mundial. Acqua alta se refiere a la subida del agua en la laguna que afecta a determinadas zonas de la ciudad. Suele producirse entre el otoño y el principio de la primavera, con un pico en noviembre. Este fenómeno dura una media de un par de horas y se resuelve de forma natural.

 Sin embargo, si se oyen sirenas, se trata de la advertencia de una crecida "muy sostenida", que suele superar los 110 cm. Las zonas que se inundan más fácilmente son las del barrio de San Marcos, ya que son las más expuestas a los vientos de siroco (sur, sureste). Estos vientos pueden alcanzar hasta 25 km por hora. Las aguas altas se controlan a diario y se pueden medir aquí.

Enfrentarse al agua alta veneciana no es tan difícil, sólo se necesitan botas de goma impermeables, a ser posible altas. Si no tiene botas, le recomendamos que se ponga bolsas de plástico y las ate con gomas. Muchos venecianos utilizan esta ingeniosa estratagema.

El Ayuntamiento de Venecia instala con antelación pasarelas para solucionar el problema, así que tendrá muy pocos contratiempos en su agenda. Incluso los vaporettos pueden verse afectados con pequeños cambios en sus recorridos, pero nada impactante. Le aconsejamos que evite las calles más inundadas tomando rutas alternativas o cogiendo un vaporetto aunque sólo sea para una parada.


Acqua Alta, unos simples antecedentes teóricos

Acqua alta es el resultado de una serie de fenómenos astronómicos, como el movimiento de la luna y en parte del sol. La posición de la cuenca de la laguna la expone a los fuertes vientos del scirocco, lo que aumenta los efectos de la subida. La crecida de los ríos Po y Adigio también crea indirectamente efectos de crecida.

El ser humano ha influido directamente en este fenómeno. Un ejemplo es probablemente la creación de Porto Marghera y la posterior pérdida de las islas "barena" que actuaban como límite de las aguas altas. Los diversos puentes construidos en la laguna tampoco ayudaron a Venecia. Se trata sin duda de un fenómeno complejo y difícil de esquematizar.

El Ayuntamiento de Venecia ha intentado contener el problema creando un sistema de diques móviles llamado Mose, que comenzó en 2003. Todavía no está terminado.  Su función es frenar la entrada excesiva de agua a través de las entradas en los bancos de arena de la laguna.

El fenómeno de las aguas altas es único y no será fácil de resolver. El agua alta probablemente acompañará siempre a Venecia, para bien o para mal.

Puede obtener más información sobre las aguas altas llamando al número 0412411996